sábado, 26 de septiembre de 2009

renglones



he leído por ahí que la fuerza de un libro no reside en sus páginas sino en la mente, y qué gran verdad! la imaginación al poder.


fascinante. cada vez que llegan las mil de la noche y bajo la persiana de mi habitación, me introduzco en un mundo distinto al habitual. Es bastante similar a la sensación de estar en una sala de cine y meterte de lleno en la historia de la pantalla, con la excepción de que esta sensación, se basa en capítulos y tú eres el que marca el ritmo del cuento 8D


empezar un libro significa para mí, adentrarse en la vida de los personajes que lo protagonizan, en las situaciones que relatan y transportarse al lugar donde suceden los hechos. tengo la sensación de ser omnisciente y me encanta (aunque en el fondo ver gran hermano tiene mucho de todo esto xD)


lo mejor de todo es que para cada persona, el mismo libro es una historia complemente distinta. Es genial pensar hasta qué punto llega la mente humana a tener distintos puntos de vista e interpretaciones de un texto (la sombra granhermaníaca planea de nuevo por este lar…).


lo peor de todo, es que para encontrar un buen libro hace falta rebuscar y rebuscar y rebuscar…


1 comentario:

.little girl bluee dijo...

mira que comparar los libros con gran hermano... ains!

(bombombombom en estas navidades, turrón de chocolate..)