sábado, 19 de febrero de 2011

renacimiento

¿Con qué la lavaré,
la flor de la mi cara?

¿Con qué la lavaré,
que vivo mal penada?

Lávanse las casadas
con agua de limones.
Lávome yo, cuitada,
con penas y dolores.

¿Con qué la lavaré,
la flor de la mi cara?

¿Con qué la lavaré,
que vivo mal penada?

Lávanse las galanas
con agua de limones.
Lávome yo, cuitada,
con ansias y pasiones.

3 comentarios:

.little girl bluee dijo...

cuanto sufrí con esa canción... qué tal la llevas??

pochetina dijo...

por qué sufriste?????

me la sé pero no la he cantado aún a tono, bueno ni enfrentado al duro momento de estar cara a cara con el maestro...

LeiVa dijo...

¿Esto es una canción? Jamás supe de ella. Si necesitas desafinar, avísame, que yo suelo desafinar siempre a tono :)

Si necesita que te laven tu carita de flor, lo mismo te sirve la lluvia de mis ojos que últimamente siempre está a punto.