jueves, 2 de julio de 2009

sartén viajera


cómo me gusta recibir visitas de todas partes del mundo!

el año pasado adquirí una sartén que me acompaña, desde entonces, a los lugares donde suelo residir. el objetivo: cocinar algo que no se quede pegado en las sartenes que pululan por esas moradas donde habitan seres de otros lares.

para que una sartén se mantenga en buenas condiciones y pueda ser utilizada tantas veces como se quiera, el proceso de "mantenimiento" es muy simple y los utensilios más: agua caliente, jabón y estropajo adecuado. unos guantes también ayudan mucho.

en su defecto, si tales ingredientes no están a tu alcance (vagancia y morro son los factores influyentes), puedes tirarte a la bartola y dejar que el resto de seres que rodean tu habitáculo morador, se apiaden (y por qué no, se resignen) y tengan que llevar a cabo el proceso de mantenimiento para conseguir el objetivo principal: cocinar en un recipiente limpio.

el procedimiento es simple, apto para todos los públicos y con resultados visibles y muy favorables para el resto de usuarios. tal proceso, por supuesto, puede extenderse a otro tipo de menaje, más complejo, pero con los mismos resultados satisfactorios. puedo describir el proceso si es necesario, pero imagino que gran parte de mi audiencia lectora sabrá cómo llevar a cabo dicha tarea. (- de no ser así, no dudéis en manifestar vuestras inquietudes - )

una vez asimilado este complejo y difícil proceso, se puede avanzar con otras tareas, arduas donde las haya, para conseguir la perfecta armonía.

1 comentario:

.little girl bluee dijo...

vuelve una actualizacion de las largaaas!

respecto a los árboles.. no sé puede que tengas razón y hasta se hayan vuelto cotillas.Pero si yo fuese un árbol no me gustaría estar aquí...