jueves, 16 de abril de 2009

entrada verde


la última vez que estuve en atocha (una horita y media de espera entre tren y tren), me quedé embobada mirando las mil tortuguillas que pacen a sus anchas en el estanque estancado que preside la estación. 

entre las prisas, las multitudes y el ruido constante, aquí se hallan felices estos bichillos. (ver en grande: pincha en la imagen xD)

siempre he querido tener una tortuga y cuando era pequeña tuve una. la pobre murió de inanición, ya que a mi abuela se le olvidó darle de comer durante el mes que me ausenté de casa. desde entonces, no he tenido más y siempre con ganas de cuidar una. 

otras cosas que me vician son las plantas. es triste decirlo/escribirlo, pero me duran muy poco. ni los cactus me aguantan vivos. todo un desastre. hasta ahora, el bambú es la planta que más alegría me ha dado (vive conmigo desde hace tiempo).


viviendo cada año en lugares diferentes es difícil hacerse cargo de estos seres vivos, pero la semana pasada, me compré una plantita (mascotas no se pueden tener en una residencia, y para este caso, ya hay alguna por mi piso jej). el objetivo es que aguante, al menos las diez semanas que me quedan de estancia sevillanaaaaaaa. he decidido guardar una foto para el recuerdo, ya que entre el calor y estas temperaturas...

1 comentario:

.little girl bluee dijo...

que lamentable, yo tampoco consigo que sobrevivan!

no debe ser cosa de familia, mi madre tiene cientos y todas preciosas...