lunes, 24 de marzo de 2008

La lluvia en Sevilla es una maravilla

Sevilla es una torre llena de arqueros finos.

Sevilla para herir.
Córdoba para morir.

Una ciudad que acecha largos ritmos,
y los enrosca como laberintos.
Como tallos de parra encendidos.

¡Sevilla para herir!

Bajo el arco del cielo, sobre su llano limpio,
dispara la constante saeta de su río.

¡Córdoba para morir!

Y loca de horizonte, mezcla en su vino
lo amargo de Don Juan y lo perfecto de Dioniso.

Sevilla para herir.
¡Siempre Sevilla para herir!

Federico García Lorca

6 comentarios:

tashuhka dijo...

ahh!! pero tiene música?? 8P

elmasmalo dijo...

Buen comienzo.
Bienvenida a este mundo paralelo ;)

Anónimo dijo...

judía blanca, eres mas bien morena, temprana mas bien trasnochadora, pero en fín, si te sientes identificada

belula dijo...

ummm...y este comienzo tan andalú???....jejejejeje

Anónimo dijo...

bonito blog judiero! jaja, bueno q oy si k le e exao 1 vistazo y mola! a ver si me enseña nata el suyo.. venga judieta!

daniii dijo...

ains, ke se me ha ido el raton ... supongo q ya me conoceras.. pero el de la pochetudez de antes era yo ... DANIII jajaja talueeeee